viernes, 17 de agosto de 2007

Abrazo-árbol


Nos abrazamos muy fuerte, en silencio, a oscuras, sin prisas, despidiéndonos con una ternura infinita frente al mar. No me voy tan lejos. Pero me voy sola. Y pensar que te quedas aquí, que no vienes conmigo a seguir recorriendo el mundo, me da en ese momento un vértigo que no me provocaría mirar hacia abajo en el acantilado más alto del planeta.

3 comentarios:

Sònia dijo...

En esta vida toda pérdida lleva consigo una ganacia. Te parece que ahora pierdes mucho, pero estoy convencida que a donde te marchas sola, vas a ganar un montón de cosas que ni te imaginas. Además, estás a la vuelta de la esquina :-)

petunassus,
sonix

losi dijo...

El abrazo-árbol... mmm.... Los árboles crecen y mudan las hojas con el cambio de estación y suerte que ya se acaba el verano y viene el otoño. El equivalente de las hojas a los arboles es la piel a las personas. Cambias de piel y cambias de vida. Te mudas, nunca mejor dicho. Los animales pelmudan, no? Te lo dice una que es blanca rosácea nórdica y le gustaría estar tan morena como otras... jajaj este comentari no té massa sentit... és que m'he fotut un relaxant muscular abans de vindre a currar... y aquí me tienes, amb una cara de zombi flipant mirant de mantenir el tipo.

bueno, que nos vemos en los bares...

minimono dijo...

Tic flipant amb vosaltres, nenetes, però què us preneu?? jajaja. Losi, comença a passar les factures del massatgista al curro!
Tinc molts posts per publicar però no tinc Internet a casa, merdaaaa, i al curro no m'atreveixo a obrir el blog... Però avanço una coseta: ja tinc carnet de les biblioteques de Madrid, ole ole ole.
Molts petonets,
m.