sábado, 25 de agosto de 2007

Como una niña con zapatos nuevos

Subo al tren con una sonrisilla de niña con zapatos nuevos al ver en una mano un billete sólo de ida y en la otra una maleta en la que me han cabido varias docenas de camisetas, algunas chanclas y dancing shoes, musikita que entra en la palma de la mano, varios libros de reserva hasta que consiga el carnet de las bibliotecas de Madrid, la lámpara-buda, mi taza favorita, las pequeñas figurillas indias y el ruido del mar en una caracola. El tren arranca, desaparece Barcelona y empiezo a llorar mientras me pasan por la cabeza miles de imágenes a toda velocidad y se me dispara el corazón por la mezcla de emociones entre lo que dejo atrás y lo que me espera.

4 comentarios:

Optimo Máximo dijo...

Pues adelante que la vida sigue !!!
A veces el tren sólo pasa una v

La Marmota dijo...

Tranquila que vamos contigo y estanos aquí y allá!!!!

confin dijo...

Yo quiero unos dancings shoes q me hagan vivir dentro de un sonriente musical… aunq los musicales vistos desde fuera son todos muy aburridos.

Buen viaje a la corte.

minimono dijo...

gracias a todos! Ya estoy por aquí y me gusta tanto que hay ratos en que voy andando a dos metros del suelo y me choco contra las copas de los árboles y palomas despistadas...