viernes, 22 de agosto de 2008

Entre serpientes de peluche



Ando perdida de un lado al otro hasta que el ángel de la guarda -hoy reencarnado en Isabel, mi becaria favorita de Público- aparece a lomos de un coche para rescatarme.

“Nos están esperando unos amigos para cenar”, pronuncia antes de salir disparada en un rally urbano durante el que ignoramos semáforos y señales de tráfico para llegar cuanto antes.

Con el primer bocado, entiendo las prisas: una cena tan deliciosa no se podía dejar enfriar. Sus amigos -y las serpientes de peluche con las que viven- me parecen maravillosos hasta que respondo incorrectamente a la pregunta “tú eres heterosexual, ¿no?”. Uno propone arrojarme por el balcón. Los demás secundan la idea con risas malignas. Tras lograr escapar, huyo a Jerez de la Frontera.

3 comentarios:

Tina Paterson dijo...

jajaja, ¡¡heterosexual!!

Kamikaze al volante dijo...

Bueno, bueno... Qué puedo decir??? jejejeje! Dos heteros rodeadas y cuidadas por unos homos estupendos!!!
Lástima que no vinieses a la feria el día siguiente...
Muacks!

minimono dijo...

Kamikaze, el año que viene me vuelvo a presentar por allí!!! jajajaja