domingo, 30 de diciembre de 2007

Once: Chico conoce a chica en Dublín

(Quien quiera ir a ver la peli que no lea esto)

Once, de John Carney, empieza cuando alguien se detiene a escuchar a un músico callejero. Cuando espera a que acabe la canción para decirle que tiene talento. Cuando el músico tiene tiempo para contestar.

Es el esqueleto de una peli de chico conoce a chica en el que sólo hay música, tocada a cuatro manos. Alrededor de ella, gravita una energía arrolladora que levanta del suelo corazones rotos, aspiradores, una habitación de adolescente para un cuerpo de treintaymuchos, un sofá y una tele compartidas, la ausencia de un piano propio y lo que se le ponga por delante.

Las canciones de Glen Hansard, para mí, son too much irish rock folk, prefiero el piano de Marketa Irglova, pero he salido del cine con las lagrimillas resistiéndose a caer y he dejado que el frío se me metiese por debajo del jersey antes de inspirar y ponerme a caminar sola sin ninguna dirección clara.

La primera canción que suena tras encontrarse en la calle es And the healing has begun, de Van Morrison:

2 comentarios:

losi dijo...

Vaig anar a veure "Once" amb la Karmix, al Floridablanca. Un cine d'aquests improvisats com aquell inoblidable "Orfanato" jeje

Setmanes després em trobava al mateix carrer on el cantautor pelirrojo y pesao - es lo que tienen los cantautores - es desgallitava d'amor. Dublín. Cap d'any. Ja te contaré. La peli no té res a veure amb el viatge però no podia deixar de cantar les cançonetes del cantautor pesao.

Ara, a Barcelona, feliç i esperant a veure què passa... sense pressa i con mucha pausa.

Ei, que me mola el teu blog. I que aviadet anirem a fer-te la visita. I que llena la nevera de birras que llegan las supernenas.

Estos mensajes bilingües valencianocastellans me quedan la mar de raros.

minimono dijo...

Jajajajaja, em parteixo imaginant-te borratxa cantant les cançons empalagoses del cantautor pesao.

:)

Espero que tinguis una foto del carrer! Ja m'explicaràs.